DIGITAL

Musicalizar en milongas o prácticas de tango con medios digitales no es algo que debe tomarse a la ligera. Hay muchas cosas que deben tenerse en cuenta; calidad de audio, equipo mínimo necesario y un buen software que permita reproducir los medios con el riesgo mínimo de accidentes.

El tango debe sonar bien, lo mejor posible. Nos hemos acostumbrado a escuchar en las milongas archivos de muy baja calidad que se han esparcido en los últimos años cuando compartimos nuestras bibliotecas con otros musicalizadores y las razones por las cuales muchos de estos archivos no suenan bien, son bastantes pero no es un tema en el que desee profundizar. Lo importante es usar siempre archivos con la mejor calidad posible.

Afortunadamente en los últimos tiempos el resurgimiento del audio de calidad ha venido de la mano con la facilidad de tener unidades de almacenamiento más grandes en las computadoras, así entonces se pueden descartar los caducos MP3 y utilizar archivos de una calidad sonora más rica como WAV, AIFF o FLAC.

En los últimos años he estado digitalizando mi colección de vinilos y discos de pasta. El formato preferido es FLAC (son las siglas de Free Lossless Audio Codec) con una frecuencia de muestreo 96KHz y una profundidad de 24bits. Estos términos técnicos pueden no decir mucho para algunos, pero en pocas palabras la calidad es dos veces mayor que la del CD de audio normal (44.1KHz/16bits).

Soy un amante del sonido análogo, pero en tiempos actuales hay que acomodarse a los medios digitales. Así entonces trato que cada archivo que uso en mi trabajo de musicalización sea lo más parecido al sonido natural de la grabación de cada pista musical. Igualmente respeto el sistema en que se editó originalmente la música, estereofónico o monofónico. Una vez el disco está lo más limpio posible lo digitalizo en el ordenador y el único proceso adicional al que someto los archivos resultantes es la eliminación del ruidos existentes en el disco como tal, producidos por rayaduras u otros artefactos que afectan el sonido original.

En el caso de no encontrar temas de óptima calidad en los vinilos o discos de pasta, la siguiente opción es almacenar en un formato de alta calidad, AIFF o FLAC, dichos temas desde CDs que previamente escucho y comparo con diferentes archivos existentes en mi biblioteca, hasta compilar los de mejor calidad.

Equipos y Software

Utilizo normalmente un ordenador Mac con Virtual DJ. Cuando se usan archivos de alta definición es importante cerciorarse que el procesador de audio esté configurado para las frecuencias de muestreo necesarias. La mayoría de los ordenadores tienen por defecto la configuración para reproducir audio con calidad de CD (44.1KHz/16bits), por lo cual hay que cambiar siempre estos valores a calidad de estudio (96KHz/24bits o mayor) para reproducir correctamente los archivos de calidad superior, de lo contrario se forzará el sistema al tener que bajar la calidad de audio cuando el archivo supera la configuración del hardware de sonido.

Otra parte muy importante de mi equipo es la consola con ecualizador gráfico que siempre llevo a todas partes, así sea con vinilos o medios digitales el trabajo a realizar. El sonido de una grabación a otra varía bastante dependiendo de la calidad en la que se obtuvieron las grabaciones, especialmente en la “era dorada” del tango.

Generalmente las grabaciones de la casa Odeon fueron mejores que las de la RCA Victor. Hubo muchos cambios en estos años, si nos referimos a lo sucedido entre los años 30s y 50s. Muchas veces la misma orquesta suena un poco diferente si se compara el sonido de diferentes pistas o canciones; varían los graves, la nitidez de algunos instrumentos o hay ruidos del medio utilizado como fuente maestra. Ecualizar en la marcha al musicalizar es una habilidad necesaria del DJ de tango; el buen uso de las frecuencias graves facilita la experiencia de los bailarines en otros casos se hace necesario realzar las frecuencias medias para mejorar el sonido de los bandoneones, violines y la voz. Por esto prefiero tener un ecualizador manual que facilita el proceso, sin embargo, en algunos casos utilizo el ecualizador incorporado en el software si el uso de la consola no es posible. En cualquier caso, lo importante es mantener el sonido relativamente estable y claro.

Menú